Medialab y la Educación Abierta. A propósito de #OEWUGR

Ayer tuvieron lugar en la Facultad de Ciencias de la Educación, las primeras jornadas sobre Educación Abierta que se celebran en la Universidad de Granada, organizadas por Medialab UGR en colaboración con la propia facultad. Estas se celebran en el marco de la Open Education Week, un evento global que ha durado toda esta semana y que pretende concienciar a los agentes del mundo de la educación de la importancia y de los beneficios que reporta compartir conocimiento de forma abierta y libre, tanto en estudiantes como en docentes. Desde la Universidad de Granada, además de estas jornadas (jornada) de Educación Abierta, se colaboró con un Editatón de Wikipedia que organizó la Oficina de Software Libre y con la iniciativa #UGRinaday, organizada por el CEVUG.

Las jornadas tuvieron lugar de 9:30 a 14:30 de la mañana en el aula Andrés Manjón, y tuvieron un éxito de público considerable, dadas las circunstancias y la poca publicidad que de las mismas se ha hecho. Durante esas cinco horas, y tras la introducción de Esteban Romero (@polisea) como director de Medialab UGR, hubo entorno a 20 intervenciones cortas, divididas en 4 bloques organizados a modo de mesa redonda. En cada uno de estos bloques, los ponentes transmitieron su experiencia o su proyecto en relación con la Educación Abierta en apenas 8-10 minutos, y tras la exposición de los participantes, quedó un pequeño espacio de tiempo, para que los oyentes pudiéramos intervenir y dialogar con los que componían las mesas. Mediante los hashtags #OEWUGR y #educacionabiertaUGR (invito a echarles un ojo), la conversación se expandía y bifurcaba a través de las redes, abriéndose también a gente que no pudo asistir presencialmente. Las jornadas se fueron retransmitiendo por Periscope y quedaron grabadas por el equipo de Medialab UGR, que ha comentado en Twitter que pronto subirá los vídeos a su canal de Youtube.

Más allá de lo meramente descriptivo, me gustaría en este espacio reflejar un poco mis impresiones sobre algunas de las intervenciones de la mañana. La primera mesa se encargó de abrirla Azahara García (@AzaharaTIC), miembro de la spin-off Conecta13, que nos habló de cómo los MOOCs son una fantástica herramienta para descubrir y conectar talentos. Una experiencia formativa y conectiva que brinda la oportunidad a todos los participantes de conocer gente interesante, con talento e intereses comunes, y crear redes en ese momento, o a posteriori, en las que compartir y crear.

Uno de esos “talentos” que Azahara nos ponía como ejemplo, y que habían detectado a través de un MOOC, era el de Garbiñe (@garbinelarralde), profesora y licenciada en Bellas Artes, que es capaz de plasmar visualmente de una forma sensacional ideas de una reunión, de un curso, de una ponencia o de cualquier evento de forma increíble. ¡Menuda capacidad sintética y artística! Como ejemplo:

Es interesante ver cómo las nuevas tecnologías y los nuevos espacios de educación y de comunicación han permitido que de entre la multitud, la luz de Garbiñe y sus “infografías” destaque y se genere entorno a sus artefactos un deseo de compartir y generar nuevo conocimiento, que pasa a formar parte automáticamente del procomún, algo que tiempo atrás hubiera sido impensable por la falta de medios. Hoy, la tecnología elimina la escasez, y en gran parte esas brechas de otros tiempos, permitiendo procesos educativos que Dewey o Illich adelantaron tiempo ha y que seguro hubieran deseado ver y disfrutar. Estas ideas, estos principios, son por tanto, cosas que sin duda debemos tener en cuenta y no podemos menospreciar a la hora de intentar mejorar nuestros procesos educativos, y también nuestros procesos de investigación educativa.

En esta mañana de Working Out Loud, continuó la primera mesa con las intervenciones de Miguel Gea (@usalab) y JJ Merelo (@jjmerelo). El primero nos presentó el “buque insignia” de la Universidad de Granada en cuanto a cursos masivos, abiertos y online, el famoso MOOC de la Alhambra de abiertaUGR, que ha cosechado un gran éxito (¡Ojo al tuit de Belén Rojas!); y el segundo presentó el trabajo que la Oficina de Software Libre está haciendo en estos últimos días, un Editatón de la Wikipedia centrado en las mujeres. Existe, comentaba JJ, un claro sesgo en cuanto al conocimiento que de las mismas se dispone (ni una cuarta parte del conocimiento que hay sobre hombres en Wikipedia), y esto genera una desigualdad que sin duda debe ser combatida. Salía a la palestra por lo tanto, la cuestión de género en relación con la educación abierta, y cómo la sociedad (aún machista y patriarcal) se refleja también en nuestra propia producción de conocimiento. Curioso también es, que en cada una de las mesas de debate, había una mujer por cada cuatro hombres, salvo en la última que hubo dos. Es para hacérselo mirar.

Sin mucho tiempo para el descanso comenzaba el segundo bloque con las intervenciones de Isabel Abellán (@BosqueUrbanoMA) y de Andrés Barros (@TresDeVlogs), cada cual más interesante. La primera nos mostró su experiencia en la elaboración de un proyecto urbano de corte medioambiental, donde parten de la idea “abrazar el bosque con la ciudad” y tratan de concienciar mentes para el desarrollo de una arquitectura más ecológica y sostenible. El segundo, al que denominé en Twitter “hijo de los MOOCs”, es todo un ejemplo de cómo la filosofía y pedagogía abierta y digital que hay detrás de todas estas experiencias de aprendizaje funciona (muy bien además). Podría contaros más, pero prefiero que indaguéis en su blog o en su canal de Youtube y lo descubráis vosotros mismos. Apuesto que el futuro de la educación formal (futuro que ya está aquí) va a ir por ahí, por enseñar a los niños a programar, a diseñar, a “bichear” código… Una sociedad digital, conectada y en red no se puede quedar analógica en sus aulas, y es lo que toca.

Para ir concluyendo me gustaría también destacar la intervención de Javier Cantón (@ProsumidorSoc), titulada “#DataViz, aprendiendo con la mirada”, donde nos habló de la importancia de las imágenes a lo largo de la historia y cómo estas hoy en día tienen un papel esencial en los procesos educativos abiertos, donde una imagen vale más que mil palabras. Su ponencia concluyó con la siguiente frase, que creo resume muy bien todo lo que expuso: “Aprender a mirar mejor el mundo es descubrirlo para comprenderlo con más profundidad”.

Solo he recogido un puñado de experiencias de todas las que se presentaron en estas jornadas. Quedan fuera de este pequeño post, por ejemplo, las magníficas intervenciones de @acanasvargas, @dacama2008, @jc_712, @EquipoTcnico, @Miga_Cultura, @jm_poquet, @elprofedefisica, @noloestoy, @BelenaVeleta o @torressalinas. Si tenéis un ratito, podéis ver las jornadas al completo desde este streaming o cuando las suba Medialab UGR a su canal de Youtube. También podéis por supuesto, seguir a esta gente en sus perfiles en Twitter, donde seguro van a nutrir vuestro espacio digital.

Si me tuviera que quedar con una sola cosa de este tipo de jornadas, actividades o cursos, no tendría duda alguna. Puede que en todas ellas el conocimiento que se comparta sea excepcional, que los discursos sean cautivadores y te lleves para casa una sensación única y gratamente satisfactoria que te lance a crear y a compartir, o puede que las discusiones generadas entorno a las mismas sean grandes focos donde construir, de-construir y reconstruir el conocimiento. Pero sin duda, lo mejor de este tipo de espacios es la posibilidad que brindan para crear redes, para desvirtualizar avatares, para conocer gente con intereses comunes y para establecer relaciones sobre las que iniciar proyectos… En definitiva, que me hallo muy contento y agradecido de que iniciativas como esta florezcan en un marco como la Universidad de Granada. Esperamos ya con ansia la segunda edición.

Una segunda edición que, como puntos a mejorar, y ya voy cerrando, debería intentar en la medida de lo posible, que estas jornadas fueran más masivas (y también caóticas), donde más gente comparta sus experiencias, sus prácticas, sus investigaciones, y donde haya más tiempo para conversar y para establecer vínculos (¿un par de días tal vez?). Y también, por qué no, pedir que el mundo de la investigación académica estuviera algo más presente. Pero eso ya solo depende de nosotros, los investigadores y las investigadoras. ¿Estamos dispuestos a abrirnos como lo hace la comunidad educativa de base?

Comments 2

Deja un comentario