¿La deserción de un vínculo común? Desencuentros en la relación alumno-maestro

Cuadernos de PedagogíaA finales de abril de 2013 y dentro del proyecto de investigación en curso EDU 2010-18585, del Plan Nacional de I+D+i, reunimos a siete estudiantes de cuarto curso de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y creamos una situación social (Martín Criado, 1997) entre tres chicos y cuatro chicas que jamás habían interaccionado. El grupo poseía un logro académico notable (salvo un chaval repetidor), interactuaban con asiduidad por medio de las pantallas y pertenecían a familias de clase social media. El objetivo de la convocatoria era hablar acerca de: ¿Qué hacemos para cambiar lo que no nos gusta?, ¿qué hacemos en casa con nuestra familia?, ¿y en el instituto, en clase con compañeros, compañeras,… las maestras, los maestros?

Vínculo comúnEste intento de grupo de discusión aportó diferentes representaciones sociales que el alumnado tiene del profesorado, así como sentidos, interdependencias y tensiones de la relación de ellos y ellas con sus docentes. El artículo que se publicó en Cuadernos de Pedagogía, y que firmo junto a Feliciano Castaño, es el producto del análisis de estos decires, contrastados reflexivamente con otros materiales empíricos y teóricos, y con la siempre imprescindible dialéctica.


Consultar el texto completo (PDF)


Cómo citar este artículo:

  • Castaño Villar, F. y Montes Rodríguez, R. (2013). ¿La deserción de un vínculo común?: desencuentros en la relación alumno-maestro. Cuadernos de Pedagogía, 440, 50-53.

Comments 1

  1. ¡Excelente!

    “La política unidimensional del nuevo capitalismo de acumulación por desposesión (Boltansky y Chiapello, 2002, y Harvey, 2012) está demoliendo a marchas forzadas el débil Estado Social y Democrático de Derecho español. El régimen del trabajo y el sistema de seguridad social, fragilizados desde los años 80 del pasado siglo por “la reconversión y la modernización” (Varela, 2001, p. 99), se descomponen con tal rapidez, hoy, que cada vez más sujetos ven degradado su estatuto como persona libre y autónoma. La economía de la información y la fluidez en las trayectorias laborales produjeron el espejismo de mujeres y hombres libres de unas opresivas relaciones en el trabajo, y promocionaron paralelamente el ilusionismo de que todo el mundo es dueño de su propio destino, de que toda persona puede ser empresario. La “crisis” actual y perenne se utiliza como subterfugio para culminar y refundar el proyecto neoliberal (Zimerch, 2013 y Harvey, 2012) y, bajo esta agresión, la institución escolar es objetivo prioritario.
    La política neoliberal, en gran medida heredera del nacional-catolicismo del gobierno actual –a golpe de Real Decreto–, somete al Estado social y al sistema escolar a un racismo de clase segregador, patriarcal, adoctrinador y elitista, dando con ello el último asalto al sistema público de educación.”

Deja un comentario